El proyecto Depósito Mi Salud  ha requerido mucho esfuerzo para explicar que de manera simple una idea compleja. Teníamos que enseñar ésta nueva herramienta a las personas que utilizan seguros privados.

Era necesario transmitir confianza en algo intangible, una nueva modalidad de ahorro que redirigía el gasto y lo convertía en inversión. Un fondo que hacía crecer la cuenta de los clientes y no de las compañías de seguro.

La batalla no iba a ser fácil, estábamos luchando contra las gigantes aseguradoras, que perderían clientes si nosotros enseñábamos a las personas a utilizar mejor el dinero que gastan y no disfrutan en seguros privados.